La pandemia no nos detiene para transformar vidas en El Quimbo